1. Mucha gente pierde dinero con su web (incluidos tú y tus competidores): “¡EA! Ya tengo mi web, madre mía que linda me ha quedado. A otra cosa mariposa”.  NO, no te frenes en el mejor momento; ahora es cuando más tienes que trabajar para recuperar la inversión. A continuación, te explico porqué tu web puede haberte salido muy cara.

    1. No analizamos.

    Una página web te ofrece información MUY valiosa que va a aumentar tus beneficios. ¿Cómo?

    Bueno, como Jack el destripador, vamos por partes: Lo primero es un buen análisis, hay bastantes herramientas GRATUITAS que te pueden ofrecer mucha información, por ejemplo:

    • Google Analytics
    • Google Search Console (antes conocida como Google Webmaster Tools)
    • Screaming Frog SEO Spider
    • Google Page Speed

    Todas estas son herramientas muy útiles que pueden darte información del tipo: tráfico de tu web, tiempo medio del usuario en tu web, tiempo de carga, páginas de tu web más visitadas, palabras clave por las que te buscan tus usuarios, enlaces rotos, fallos de estructura, etc. (Y podría seguir escribiendo esta lista hasta mañana).

    Segunda parte, la de los beneficios. En base a todo el análisis previo es cuando sabremos cual es nuestro punto fuerte y dónde flojeamos, así que corregiremos este último y le daremos caña a nuestro potencial. Así SI que verás beneficios. La clave está en el amoldarse constantemente.

    2. No promocionamos

    Los clientes no caen del cielo, aunque tengas página web. Te aseguro que, por tener una web, no van a conocerte más. Tienes que informar a tu público de que estas aquí. ¿Y cómo? La respuesta está en $100.

    Buenas noticias, las inversiones publicitarias en internet son LAS MÁS ECONÓMICAS. Si no te lo crees echa un ojo a las tarifas publicitarias televisivas, radio o prensa, y compáralas con los $150 que te cobra Facebook para que tu anuncio llegue a 1800 usuarios (te lo juro, 150 pesos). Y cogemos la tarifa de Facebook como algo representativo, pueden ser $250 o $500 e invertirlos en un mes de publicidad en Google. Hay muchas alternativas y todas muy baratas.

    ¿Me estás diciendo que voy a recuperar mi dinero gastando más dinero? Sí, porque estarás pagando una cantidad ridícula por MAS VISIBILIDAD = MÁS VENTAS.

    3. Creamos la web en el año 1823 y no la modificamos desde entonces.

    Bueno, bueno, bueno… ¡Mis preferidas!

    Esas magníficas webs que ya podrían formar parte de un museo por su antigüedad. Os aseguro que si cogemos estas páginas y las ponemos en el Museo Reina Sofía de Madrid con entrada gratuita seguirían sin tener NINGUNA VISITA.

    Puede que en su momento fueses un pionero en el lanzamiento web, pero cometiste el fallo número 1 de este post, no analizamos, es decir, me entregan la web y la dejo tal cual hasta el día de hoy.

    ¡Actualízate! Me juego el cuello a que si tu web está hecha de antes de 2009 se hizo con Flash. Y, ¿sabías que…? Nuestro Dios todopoderoso, Google, bloquea los contenidos hechos con Flash. Efectivamente, tu web no es visible para el usuario. Si da la casualidad de que entran, verán algo similar a esto:

    Con tu web en Flash pierdes dinero
    ¿Qué transmite esto? Nada bueno:

    • Esta empresa habrá quebrado, mira su web.
    • Esta empresa no será muy profesional, mira su web.
    • “Active Flash para ver el contenido de esta web” ¿Flash? Madre mía seguro que es un virus! SALIR DE AQUÍ, SALIR DE AQUIIIIÍ!

    Tener una web en Flash es como no tener nada. Pierdes todos los beneficios de una web:

    • Escaparate 24h al día, 365 dias al año.
    • Sin barreras, alcance mundial.
    • Posibilidad de abrirte a nuevos mercados.
    • Aumentar los beneficios.

    Todo lo que invertiste en su día para crear tu web, está en la basura.

    4. No aprovechamos el contenido

    Google lo dice “El contenido es el rey”.

    Oye oye… ¡Frena! ¿Por qué haces tanta referencia a Google? ¿Te pagan o algo?

    Espero que sepas la respuesta a esta pregunta y puedas saltarte este párrafo. Te lo explico rápido: Google es el buscador estrella en Argentina, el 98,02% de los usuarios lo utiliza. Pero Google también lo es en el resto de América y Europa, con una cuota del mercado mundial del 78’8%. Con estos datos podemos sacar dos conclusiones:

    1. Si le caes mal a Google estás muerto
    2. Todas las herramientas de Google te ayudarán a posicionar tu web.

    ¿Por dónde iba? EL CONTENIDO, el contenido es el rey. Cúrratelo, tanto para Google como para los usuarios. Y cuando digo contenido es todo: imágenes, texto y vídeos. Google necesita un mínimo de 300 palabras por cada página de tu web, aquí deberás meter las palabras clave por las que creas que los usuarios te buscan (esto de las palabras clave es otro mundo y dedicaré otro post para hablar de ello).

    ¿Y qué decir del usuario? Tenemos que enamorarlo en imagen, diseño y redacción. Pónselo fácil, ayúdale con las famosas “llamadas a la acción” esto no es nada más ni nada menos que botones o enlaces que lo lleven a comprar o pedir más información.

    Todo esto que te digo ¿parece muy obvio, verdad? ¡Pues no lo haces! Así que ponte las pilas con el contenido de tu web.

    *Recuerda* Google premia la naturalidad, no abuses de estos factores, recuerda que escribes para personas, no para un robot.

    5. Es que no tengo tiempo

    Me voy a poner en modo “Pareja sentimental despechada”. No hay falta de tiempo sino falta de interés. Si eres consciente de lo importante que es llevar tu web al día, sacarás 20 min a la semana para gestionarlo.

    Si de verdad de la buena que no tienes tiempo para llevar la web ni tus redes sociales, o no sabes llevarlo (que es el obstáculo más habitual), puedes delegar en profesionales que lo hagan por ti, por supuesto, pagándoles. Y aun así valdrá la pena y lo notarás en el aumento de tus beneficios.

0 13